¿Cuál es la capital de Portugal? ¿Dónde nació Picasso? ¿Cuántas provincias tiene España? No son preguntas cuya respuesta nos resolverán la vida pero saber responderlas significa tener cultura general. Un reciente estudio publicado por la Revista de investigación y divulgación en Psicología y Logopedia y comentado por la prensa esta semana indica que la cultura general de los alumnos españoles  podría no ser del todo satisfactoria. Para llegar a esta conclusión se realizaron encuestas a 1.080 estudiantes de primero de carrera de las universidades de Granada, Oviedo y La Laguna.
Pues bien, al responder un 10% de estos estudiantes no supo contestar a la primera pregunta, un 80% desconocía la respuesta a la segunda y un 88% ignoraba el número de provincias que componen el Estado español. Siguiendo con los resultados, el 80% cometió alguna falta de ortografía al responder al cuestionario; el 59% no conoce el nombre de al menos 2 ministros españoles; el 60% no saben cuál es la capital de Castilla y León, y el 86% no sabe el nombre de al menos 2 premios Nobel españoles. Finalmente, el 62% ignora el nombre de la capital de Suiza, el 80% no sabe qué significa improperio, el 72% desconoce el nombre del Rey anterior a Juan Carlos I, el 80% no sabe decir el superlativo de célebre, y el 73%  no sabe quien pintó «Los fusilamientos de la Moncloa» conocido como «el 3 de mayo».
Como ha quedado patente, la cultura general de los encuestados no es precisamente brillante. Pese a todo, hay quien opina que este tipo de conocimientos no son necesarios para desenvolverse en la vida y avanzar en un futuro desarrollo profesional. Puede que estén en lo cierto, pero obvian que conocer nuestro pasado (Historia), saber el origen de los hechos y entender su contexto ayuda a interpretar la realidad y por lo tanto, también a desempeñarse en la misma. La Educación y la Cultura no son sólo una cuestión práctica encaminadas a propiciar una mejor inserción laboral o adquirir una mayor capacidad profesional.
La Cultura general permite saber dónde estamos, qué ocurre a nuestro alrededor y en definitiva qué hacer para llegar adónde queremos ir. También permite tener criterios de juicio, o comparativos y ayuda a ser crítico con la realidad, lo que a su vez permite cambiarla, o al menos tener la intención de hacerlo. Una sociedad inculta es un conjunto de individuos sin criterio, manipulable y dependiente, incapaz de dirigir su propio destino o de cambiarlo. Por eso, en definitiva, es tan importante mantener unos buenos niveles de Cultura general.
Ahora bien, dicho esto, ¿crees ser capaz de responder correctamente a las preguntas planteadas para el estudio citado? Quizás tengas que revisar tu cultura general. Hazlo por tu bien …