El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad  (TDAH) afecta a miles de niños. Sus consecuencias se dejan notar en todos los ámbitos de su vida: escuela, familia, amigos, etc. Su identificación y tratamiento dependen en gran medida de todos ellos. Teresa Moras es, antes que presidenta de la ANSHDA, una de las madres y padres que, unidos por un mismo problema, sumaron fuerzas para reivindicar un mayor apoyo a las familias afectadas con este síndrome.
Natàlia Pastor, periodista
¿Cómo surge la Asociación ANSHDA?
La Asociación surge de la inquietud de un grupo de madres que no encontrábamos vías de solución al mismo problema. Nuestros hijos padecían un trastorno, llamado TDAH, que en aquella época prácticamente no se conocía. Empezamos a reunirnos para ver cómo podíamos ayudar a nuestros hijos y a otras familias. De dicho encuentro surgieron otros, hasta formar la asociación en 1999.
¿Con qué apoyo cuenta la asociación?
A nivel institucional, no contamos con apoyos oficiales. Nuestros primeros contactos para darnos a conocer fueron a través de las direcciones de áreas educativas y los hospitales donde había servicios de evaluación y tratamiento para este trastorno. También acudimos al Defensor de Menor para poner de manifiesto la carencia de recursos educativos, que estaba provocando situaciones bastante discriminatorias con nuestros hijos.