Educa-System reivindica las clases particulares como remedio contra el fracaso escolar

El último informe El estado de la educación en Catalunya elaborado por la Fundación Jaume Bofill, sitúa a Catalunya por debajo de la media de España y Europa en la mayoría de los indicadores

Las clases particulares se confirman como la alternativa más eficaz para contrarrestar el crecimiento del fracaso escolar que ha puesto de nuevo en jaque al sistema educativo catalán. Así lo ha puesto de relieve la Fundación Jaume Bofill en su último informe sobre El estado de la educación en Catalunya, que constata el progresivo deterioro de la formación de los jóvenes catalanes. De hecho, el director de Educa-System, Sebastián Trivière-Casanovas, señala que “son, sin duda, cifras alarmantes que vuelven a confirmar que algo no va bien y, de hecho, cada vez va a peor”. Y añade: “En nuestro caso, hemos podido constatar que un altísimo porcentaje de los alumnos que cursan clases particulares acaban obteniendo buenos resultados”. Según Educa-System, el 31% de los estudiantes españoles (2,7 millones) ya recibe algún tipo de apoyo fuera de las aulas.

El caso de Catalunya destaca por situarse en la parte baja de la mayoría de los indicadores que ha analizado el estudio. Esta comunidad se mantiene por debajo de la media de España en repetidores de cuarto de ESO, ha incrementado el número de alumnos que abandona sus estudios (un 4% más que en España), y ha reducido en un 8% el nivel de jóvenes con estudios secundarios. En respuesta a esta necesidad, en el año 2003 nació Educa-System, empresa pionera en España en el apoyo escolar a domicilio.

La firma ha analizado las materias impartidas en las más 100.000 horas de clases particulares que ha sumado tras cuatro años de actividad. Según estos datos, 6 de cada 10 clases particulares corresponden a la asignatura de matemáticas, que de esta forma confirma su fama de enfant terrible para los estudiantes más jóvenes. De hecho, para el actual curso escolar, la compañía espera superar la barrerra de las 100.000 horas de clases anuales, cifra que supone alcanzar en sólo un año la suma total de clases impartidas en sus primeros cuatro años de actividad.