Desde que en 2012 se plantearan las primeras propuestas para una nueva reforma educativa en España, la séptima desde el inicio de la democracia en 1978, se han sumado ideas, han crecido las especulaciones y a su sombra, la polémica, las protestas y los desacuerdos. Pero, más de un año después, y cuando ya se está discutiendo en el Parlamento la Ley Orgánica para la Mejora Educativa, popularmente conocida como “Ley Wert” ¿tienes claro en qué consiste?
Con el fin de clarificar el contenido de esta reforma, resumimos aquí los principales puntos de la misma:
·
CONTENIDOS
  •     Las clases a domicilio primaria, ESO y bachillerato se agrupan en troncales, específicas y de libre configuración autonómica.
  •     El Gobierno determinará los contenidos y el horario mínimo de las troncales (Lengua castellana, Matemáticas, Ciencias, Idiomas).
  •     Las comunidades fijarán el currículum de las específicas y sus criterios de evaluación (como Educación física o Música) y las de libre configuración; entre éstas últimas, la Lengua cooficial donde la haya, que tendrá un tratamiento equivalente a la castellana.
  •     El Gobierno adelantará el dinero del colegio privado a las familias que quieran que sus hijos reciban enseñanza en castellano en las comunidades autónomas con lengua cooficial y luego se lo descontará a dichas Comunidades para garantizar el derecho de los padres a elegir la lengua en la que estudian sus hijos en aquellas.
  •     Antes de 3º, en 2º de ESO, los alumnos que ya hayan repetido dos veces podrán pasar a la nueva FP Básica a los que se accederá generalmente al final de 3º.
  •     Los estudiantes empezarán a elegir algunas asignaturas optativas dirigidas hacia la FP o el bachillerato en 3º de ESO (14 años). También podrán elegir entre dos niveles distintos de matemáticas. En 4º, los alumnos ya se separarán entre los que quieren estudiar bachillerato o los que va a FP.
  •     El 4º curso de ESO (último de la enseñanza obligatoria) tendrá dos opciones: de iniciación al bachillerato y a la FP.
  •     El bachillerato tendrá las modalidades de ciencias, humanidades, ciencias sociales y artes.
  •     La FP básica (dos cursos) se destina a alumnos desde 15 años con dificultades de progreso. Servirá para adquirir lacualificación profesional mínima y optar al título de ESO.
  •      Los centros dispondrán de mayor autonomía para configurar una oferta formativa propia y para la gestión.
  •      Los alumnos de primaria y ESO podrán matricularse en religión confesional, una formación alternativa de valores o ambas. Desaparece Educación para la Ciudadanía, cuyos temarios serán transversales.
  •      Se promueve la práctica «diaria» de deporte y ejercicio físico por parte de los alumnos durante la jornada escolar.

EVALUACIONES

  • Se suprime la selectividad y se implantan evaluaciones nacionales externas de competencias básicas  para todos los alumnos al final de la secundaria obligatoria (ESO) y bachillerato, que deben superarse para obtener
    el  título. Es decir, los alumnos tendrán que pasar un examen al final de cada etapa educativa: primaria, ESO y bachillerato. Las dos últimas serán reválidas (si el estudiante no aprueba, no podrá seguir estudiando), pero la de primaria no lo será.
  • Repeticiones: no se podrá pasar de curso con más de 2 suspensos si son lengua (Castellano y Cooficial) y Matemáticas. Habrá programas de refuerzo y mejora educativa desde 2º de ESO.
  • La calificación de religión o su alternativa contará en las notas ordinarias, pero no será necesario examinarse de ellas para obtener el título.
  • La nota final de ESO se pondera al 70 y 30%, respectivamente, entre la nota media del conjunto de materias y el resultado de la evaluación final.
  • En primaria, los centros someterán a todos los alumnos a una prueba individualizada de detección precoz de dificultades de aprendizaje al terminar tercero y otra al concluir la etapa (sexto curso), definidas por las CCAA.
  • Al final de ESO, habrá una evaluación individualizada y externa por cada opción de iniciación (bachillerato o FP), que habrá que aprobar para obtener el título y poder acceder al bachillerato. Es decir, al final de la ESO (16 años), los que hayan aprobado 4º tendrán el título de enseñanza obligatoria, pero si quieren seguir estudiando tendrán que aprobar un examen final, distinto si lo que se quiere hacer es bachillerato o FP.
  • El bachillerato tendrá las modalidades de ciencias, humanidades, ciencias sociales y artes. La evaluación final servirá para obtener el título de bachiller, que facultará para acceder a la educación universitaria, aunque las universidades pueden convocar, además, pruebas específicas.
  • Los que habiendo aprobado 2º de bachillerato no pasen la reválida, podrán acceder a la FP de grado superior.
Y ahora que lo has leído ¿cómo lo ves, qué opinión te merece?