Durante la próxima semana, se reincorporan a las aulas la mayoría de los estudiantes de Primaria y Secundaria en España. Después de dos meses de descanso, llega «la vuelta al cole» y por lo tanto, a la rutina del curso escolar. A nadie se le escapa, sobre todo por experiencia, que la primera semana de vuelta al Colegio o al Instituto suele ser una de las más duras, psicológica y físicamente ya que supone romper con los hábitos adquiridos durante las 8 semanas de las vacaciones de verano, sin tantos horarios, ni, por supuesto, obligaciones.
Por todo ello, es recomendable adelantarse a la «rentrée», como llaman en Francia a esta etapa, e ir preparándose para que esta no sea traumática sino un aterrizaje suave:
Adelantar la hora de despertar: durante las vacaciones de verano, se tiende a retrasar la hora de despertar por las mañanas, ya que no se está sujeto a horarios. Por eso, ante la proximidad de esos horarios, conviene ir adaptando cuerpo y mente a los mismos. Como ejercicio, adelanta cada día un cuarto de hora o media hora el momento de bajar de la cama, para equipararlo poco a poco al que tendrás cuando empiece el curso académico.
Adelantar la hora de acostarse: del mismo modo, es conveniente adelantar la hora de irse a la cama, de modo que, aunque se adelante la hora de levantarse, se pueda seguir durmiendo las mismas horas, algo muy importante para el rendimiento escolar, que desciende sustancialmente cuando no se duerme lo suficiente.
Ajustar la hora de las comidas: el desayuno, el almuerzo, la comida de mediodía, la merienda y la cena, volverán en breve a fijarse de acuerdo al horario escolar. Por lo tanto, es importante empezar a retomar ese hábito, para acostumbrar a nuestro cuerpo y nuestra mente al hábito que recuperaremos, obligatoriamente en unos días.
Preparar el material escolar: la compra del material y su organización, son dos temas importantes para que la reincorporación a las aulas se produzca de forma ordenada y óptima desde el principio. Repasa el material que tienes y observa si aún te falta algo para adquirirlo a la mayor brevedad y tenerlo todo listo para el día D. ¡Y no olvides la fiambrera!
Preparar la ruta o camino al centro escolar: a veces por falta de práctica, o por cambio de centro, desconocemos u olvidamos el tiempo que dura un trayecto al colegio, ni si este podrá realizarse como se ha hecho hasta el momento. Conviene adelantarse y realizar el trayecto al menos un día durante la semana anterior al inicio de curso para tenerlo todo listo y no encontrarse con imprevistos el primer día.
Retomar libros y apuntes: enfrentarse de golpe con todos los nuevos contenidos educativos siempre resulta duro. Por lo tanto, retoma libros y apuntes del curso anterior o empieza a hojear los libros de este curso para familiarizarte con sus contenidos y su estructura.
Programar actividades extraescolares: a la hora de programar actividades extraescolares, es fundamental sopesar su número y no saturar las tardes y fines de semana, combinándolas con momentos de ocio: el descanso es tan importante para el rendimiento escolar como tener otras actividades. Sopesarlo es fundamental para organizar una agenda útil y equilibrada.
Adoptar una actitud positiva: finalmente, sin duda, lo más importante es adoptar una actitud positiva con la entrada del curso académico. Reforzar los valores del aprendizaje y la Educación y observarlos con la sana ambición de crecer con su ejercicio, son las mejores formas de enfocar el curso. Por supuesto, no se puede olvidar el componente social y humano de la Escuela o el Instituto: reencontrarse con los compañeros de cursos anteriores será, probablemente, el mayor aliciente ¡aprovechémoslo!
Como colofón, Educa-system les desea una ¡feliz vuelta al cole!