El presidente de EEUU, Barack Obama, ha presentado una reforma educativa que ha levantado algunas críticas entre los sindicatos de maestros. La medida incluye el pago adicional para los mejores maestros y jornadas más largas y ciclos escolares extendidos para los estudiantes. Estas propuestas constituyen la visión del nuevo presidente de un sistema de educación que responda a los desafíos del siglo XXI. El programa se financiará con dinero proveniente del plan de estímulo económico de
787.000 millones de dólares aprobado el mes pasado, así como con el ahorro en planes educativos “derrochadores”. Los sistemas basados en el pago por mérito para maestros han sido rechazados de plano por los sindicatos de maestros.