Por Sebastian Trivière-Casanovas, fundador y director de Educa-System
Cuando llegué a Barcelona en 1999 nunca imaginé lo que me esperaba; ese año me trasladaba de mi país natal, Francia, para trabajar como director de Recursos Humanos en una empresa catalana de servicios. Mi trayectoria profesional hasta entonces se había centrado en los Recursos Humanos, un área que me apasiona y que sigo desarrollando desde mi propia empresa, Educa-System. Pero al poco tiempo se me cruzó una persona que no sólo cambió mi vida personal, ya que es ahora mi mujer, sino que de algún modo provocó un giro en mi rumbo profesional. Y es que ella, concienzuda como siempre en todo, podía comunicarse conmigo perfectamente en castellano pero quería a toda costa poder hacerlo en francés, no sólo por mí sino por mi entorno familiar y social.
Pensábamos que no sería difícil encontrar un profesor que le ayudara en la ardua tarea de aprender un idioma en profundidad quizás por deformación profesional ya que provengo de familia de profesores en Francia pero nos equivocábamos y la búsqueda se convirtió en una tarea titánica. Casualmente estaba en esa época compaginando mi trabajo con estudios de MBA en ESADE y las circunstancias encendieron una lucecita en mi cabeza, sin sospechar ni de lejos que acabarían iluminando mis días hasta hoy … investigué el mercado de clases particulares a fondo y percibí claramente que aunque existía oferta de profesores esta era muy heterogénea, irregular y no estaba profesionalizada. Visto el nicho me puse manos a la obra para crear el proyecto empresarial y nacía Educa-System, la primera empresa que profesionalizaba las clases particulares en España.
Corría el 2003 y aunque la idea era premiada en el ámbito universitario y empresarial no dejaba de ser un neonato. Hoy el neonato ha crecido y contamos con más de 6.000 profesores en toda España que imparten 10.000 horas de clases particulares a domicilio al mes y nos hemos expandido franquiciando el negocio en Méjico. ¡Y todo por amor! El mismo que ponemos en nuestro día a día, ayudando a nuestros alumnos a progresar, superar sus dificultades y no sólo adquirir conocimientos sino hábitos, actitudes, que son las que le acompañarán siempre una vez que las haya asimilado y serán decisivas para su éxito no sólo en los estudios sino en la vida.