“La formulación del problema es más esencial que la solución”. Con esta elocuente y sugerente frase, se iniciaba la conferencia de Tony Wagner “Aprendizaje en la nueva economía global”, en el Global Education Forum, celebrado en Madrid durante la segunda semana de octubre. El principio prometía, y lo que siguió no defraudó. Tony Wagner, consultor de escuelas, distritos y fundaciones de Estados Unidos y entre otras cosas, miembro de Educación en Innovación del Centro de Tecnología y Espíritu Emprendedor de Harvard, desplegó toda su sabiduría al analizar la Educación hoy y plantear alternativas a los problemas que la aquejan.
“Es fundamental en una economía abierta que los estudiantes aprendan nuevas habilidades, las que servirán para el mundo laboral y que las escuelas no enseñan. Esta generación es muy diferente a las anteriores, tanto en su forma de entender como de trabajar. La pregunta es ¿cómo motivarles? Y a la par enseñarles aptitudes para que sean innovadores, ya que en el futuro los únicos que tendrán trabajo serán los que sean capaces de innovar”. Este es en síntesis, el mensaje de Tony Wagner.
Ahora bien ¿qué habilidades son estas y cómo adquirirlas? Aunque el experto las describe en su última obra “Learning to Innovate, Innovating to Learn”, pueden resumirse en:
Pensamiento crítico y resolución de problemas
“Los directivos quieren que sus profesionales piensen en cómo mejorar productos, procesos y servicios. Sin embargo, cuando se les plantea el pensamiento crítico, los directivos son los primeros en poner problemas, algo que ocurre a menudo en la Escuela. En el mundo el pensamiento crítico significa que tenemos que empezar a hacer las preguntas adecuadas y nuestro sistema educativo no se centra en eso, sino en las respuestas.”
Colaboración en red y liderazgo por influencia
“Necesitamos crear redes de colaboración para afrontar los problemas juntos. El primer requisito es admitir las diferencias y trabajar en equipo de una forma diferente, aprendiendo de los iguales en lugar de aprender de los superiores. Esto no ocurre hoy, a menudo trabajamos solos. Trabajar juntos es una habilidad que debemos enseñar.”
Iniciativa y espíritu emprendedor
“¿Cómo vamos a animar el riesgo o lo nuevo si nos centramos en señalar el fallo en la escuela a través de las evaluaciones? Exámenes, evaluaciones, ponen el punto en el fallo, no en el acierto. Centrémonos en el acierto y cambiemos la forma de evaluar, evaluando las habilidades, no los conocimientos.”
Comunicación efectiva
“Los niños no pueden escribir, a menudo porque no saben pensar y razonar. No saben cómo escribir una opinión o su perspectiva”. Enseñemos a pensar para enseñar a comunicar.
Accesibilidad y análisis de la información
“El acceso y el análisis de la información son importantes, sobre todo ante la saturación de información pero los manuales y libros de estudio han quedado obsoletos en esta tarea. Son necesarios otros medios, y la tecnología puede ayudarnos en eso.”
Curiosidad e imaginación
“Las habilidades relacionadas con la imaginación y la creatividad son muy importantes, porque son las que originan la innovación. Los estudiantes son cada vez menos curiosos y eso es preocupante, lo que origina la brecha del rendimiento escolar. La mayor parte de los exámenes no ayudan.”
¿Dónde están las matemáticas?
“La motivación hasta ahora ha tenido que ver con las notas, el acceso a la universidad o al trabajo. En el mundo de la innovación la motivación debe ser intrínseca. El juego, la pasión y el propósito deben ser parte de la nota.”
Finalmente, Tony Wagner se plantea: “¿cuántos de vosotros ha visto un niño de 4 años que no sea creativo? Todos son creativos. Si queremos entender cómo es la creatividad tenemos que entender cómo son los niños y cómo aprenden. No es interesante evaluar la creatividad sino estimularla. Esto se consigue de forma conjunta como profesores, no solos, sino en equipo. (…) L a cultura de la clase como la hemos entendido hasta ahora tiene que cambiar. No tiene nada que ver con una enseñanza que capacite para innovar. Esto se da sólo cuando existe colaboración y cuando no se tiene miedo a fallar. Es necesario fomentar el ensayo y error, sólo así es posible crear”.

Los comentarios están cerrados