Los padres españoles están dispuestos a anticipar la educación obligatoria a los tres años de edad. Así lo ha constatado el Centro de Investigaciones Sociológicas en sus datos de febrero. En concreto, el 51,7% de los encuestados defiende que la educación obligatoria se anticipe y comience a los tres años, cuando actualmente es a partir de los seis. El 52% demanda más iniciativas que favorezcan la conciliación laboral para los padres y el 34% de los encuestados ve necesaria la construcción de más escuelas infantiles.