Varios estudios han explorado los beneficios del bilingüismo sobre nuestro cerebro y forma de aprendizaje. Los resultados varían y los expertos se enfrentan a la hora de poner en común las conclusiones de sus numerosos informes.
Así, mientras algunos dicen que aprenderdistintos idiomas lo más temprano posible es una ventaja de mayor impacto para el éxito escolar, otros rechazan esas alegaciones demostrando la importancia de consolidar primero su lengua materna con el fin de profundizar sus conocimientos y sutilezas.
¿Cuáles son los pros y los contras? Los primeros estudios americanos que se hicieron en los años 60 destacaban una superioridad intelectual en el ámbito de la inteligencia verbal entre los niños monolingües. Estos parecían ser más receptivos a la complejidad sintáctica de su idioma de referencia, mientras que los bilingües utilizaban el espacio izquierdo de su cerebro para acumular información en los 2 idiomas, lo que significaba, según dichos científicos, menos conocimientos en cada idioma.
Con el tiempo, los estudios se han refinado y sofisticado, y a día de hoy los científicos modernos contradicen a sus antecesores en la materia: ahora afirman que los beneficios delbilingüismo destacarían sobre todo entre  los niños y… ¡Los ancianos!
Por ejemplo, los niños que aprenden un idioma, siendo pequeños, están también más atentos durante las clases en el colegio, tienen una mayor capacidad de concentración, y cuentan con aptitudes de memorización más importantes. Además, si usan dos o más idiomas en su día a día, los niños políglotas adquieren una flexibilidad cognitiva que les ayuda a adaptarse a los cambios, en diferentes ámbitos, de manera más rápida y con menos esfuerzos.
En cuanto a los ancianos, el bilingüismo les protegería de la demencia, al entrenar más que otros la parte izquierda de su cerebro.
¿Y tú, estás a favor o en contra el bilingüismo? Si nos acercamos a la vida laboral, tenemos
que admitir que en la realidad actual no hay lugar para la elección;  los idiomas nos eligen a la hora de competir
con China, trabajar con Alemania, o estudiar en EEUU…
Lo único que nos queda, es ¡Apuntarnos a clases particulares de idiomas!