Hoy, 8 de marzo, en el día Internacional de la Mujer trabajadora, no podíamos por menos que recordar el valor simbólico de esta fecha y su significado hoy. Esta efeméride nació como una forma de reivindicar el derecho de las mujeres a participar en igualdad de condiciones con los hombres, en todos los ámbitos de la sociedad, también el laboral. Hoy en día, a pesar de todo lo avanzado, siguen existiendo discriminaciones y circunstancias que deben llevar a la reflexión.
En el ámbito de la Educación y la formación, por ejemplo, las mujeres, como estudiantes, han superado ya a sus homólogos masculinos con creces, tanto en términos cuantitativos como cualitativos, al menos en España. Estudios
como “La mujer directiva en España”, elaborado por la consultora PriceWaterHouse Consulting (PwC) y el grupo Isotès, revelan que el 60% de los licenciados en 2010 en España ya eran mujeres y el 56% de las personas que terminaron un posgrado ese año también lo eran. ¿Por qué no se refleja esa proporción en el número de mujeres directivas o en la composición de los consejos de Administración de las grandes empresas?
La primera respuesta, la tenemos en el número de mujeres que participa, ya no en postgrados en general, sino específicamente en programas de executive MBA en escuelas de negocio españolas, que apenas llega al 30%. Y la
segunda, la tenemos en las condiciones de horarios y dedicación que demandan las empresas, aún hoy, a quienes ocupan puestos de responsabilidad en las mismas.
Por ese motivo, no está de más recordar la importancia de las políticas de conciliación de vida personal, familiar y profesional, tanto públicas como de empresa, para permitir la continuidad en la formación de las mujeres durante toda su vida profesional, que lleve a su vez a un mayor desarrollo profesional, en igualdad de oportunidades con sus compañeros masculinos.
En ese sentido, el grupo Educa-system ha demostrado desde hace años una gran implicación en la construcción de nuevos espacios de crecimiento personal y profesional para todos, también las mujeres. Prueba de ella fue la acreditación de AENOR de Educa-system como empresa familiarmente responsable en 2012 y la concesión del certificadode empresa familiarmente responsable por parte de la Fundación Más Familia, también ese año.
Entre todos podemos hacer que las mujeres sigan participando activamente en la sociedad desde la bachillerato, hasta el ámbito laboral, pasando por la universidad y los centros formativos. Una sociedad avanzada no puede
permitirse el lujo de prescindir de un 50% de su talento. No es sólo un deseo, es ya una necesidad para todos. ¡Feliz día a todas! ¡Ánimo y éxito!