Cuando en España se están alcanzando cotas históricas de paro, se aventura necesario, o al menos oportuno, analizar el mercado local y a la par mirar hacia afuera para encontrar alternativas o nuevos yacimientos de empleo. Así lo entendemos desde Educa-System y por ese motivo hemos finalizado recientemente el análisis «Mercado de las clases particulares a domicilio 2011: de economía sumergida a nuevo yacimiento de empleo». En el mismo se demuestra que regular legal y fiscalmente los servicios a las personas como la atención a ancianos o las clases particulares, podría generar casi 1 millón de empleos.
Para llegar a esta conclusión se han unido datos propios y otros recopilados para este fin a través de la consultora Estudios Inov Finance sobre personas dedicadas a servicios a las personas en España y su situación legal. Así se ha podido saber que de los 7,7 millones de estudiantes no universitarios existentes en España, un 22% recurre a clases particulares, es decir, 1,7 millones.
De entre ellos, un 7% acude a un profesional como los profesores de Educa-System, dados de alta y por lo tanto legales. Sin embargo, existe aún un 93% de casos en los que las familias acuden a profesores particulares no declarados. Este mercado, el de las clases particulares no reguladas, estaría moviendo alrededor de 1.800 millones de euros en dinero negro al año.
Para entender la repercusión que podría tener una regulación de servicios a las personas sobre la Economía real hemos observado el mercado en otros países como Francia. El país vecino reguló estos servicios a través de la Ley Borloo en 2005, y desde entonces es un mercado en auge, que ha duplicado su facturación pasando de 6.000 a 14.200 millones de euros. Este crecimiento ha tenido su consiguiente efecto en la creación de empleo: se calcula que genera más de 100.000 empleos cada año.
Dicho esto ¿quién le pondrá aquí el cascabel al gato?

Los comentarios están cerrados