Las familias veranean en las playas, los escolares conviven en campamentos, los pequeños juegan en los parques, recorremos en coche miles de quilómetros y pasamos los fines de semana esquiando en la sierra. Somos amantes de disfrutar de nuestro entorno, que nos da vida, cuida y protege. Pero, ¿conservamos y preservamos la naturaleza como se merece?, ¿enseñamos a nuestros hijos y alumnos a amar nuestro fascinante mundo?

Los seres humanos nos hemos convertido en el principal agente de deterioro ambiental y, a la vez, en sus principales víctimas. El cambio climático es una realidad evidente que nos hace reflexionar y pensar en las consecuencias. Estamos frente a un gran desafío para toda la humanidad y debemos empezar a esforzarnos por sensibilizar a los más pequeños: mostrarles cómo debe mimarse el medio ambiente, qué es reciclar, qué espacios protegidos existen, qué contamina la atmósfera, cómo se degradan los ecosistemas, qué clases de residuos existen y cómo podemos contribuir a una mejora de nuestro porvenir y salud.
Las instituciones ya están iniciando sus campañas para difundir en la sociedad el respeto por nuestro planeta y contribuyen, mediante la educación ambiental, a la conservación de la biodiversidad mundial. Pero, ¿qué hay de nuestra contribución?

Depende de cada uno de nosotros …
Como seres humanos, como padres, como profesores y como ciudadanos nuestra obligación es Educar para que el mundo en el que vivimos esté protegido. Si ves a tus amigos, familiares o vecinos derrochar agua, no lo consientas: existen un montón de trucos para ahorrar agua con muy poco esfuerzo. Desde los más pequeños de la casa hasta nuestros mayores, todos deben ser partícipes de este trabajo. Aprender a reutilizar y reciclar la basura que generamos a diario (papel, escombros, pilas, vidrio, etc), contaminar menos, ahorrar energía y salvaguardar las materias primas son sólo una pequeña parte de los que podemos hacer pero que es vital para fomentar, desde el núcleo familiar, actitudes de responsabilidad y respeto con el medio ambiente. Nuestra colaboración es esencial.