En el país escandinavo, el 94% de los alumnos acaba con éxito la enseñanza obligatoria, dato que lo convierte en el ‘oasis’ educativo de Europa. En Finlandia, donde el 97% de las escuelas son públicas y la enseñanza obligatoria se inicia a los 7 años, los suspensos y la repetición de curso son excepcionales. De hecho, recibir apoyo extraescolar es algo habitual y muchos alumnos empiezan la jornada a las ocho de la mañana para dar clases de refuerzo. El sistema finlandés, donde por ejemplo los libros son gratuitos durante la enseñanza obligatoria, también presume de un profesorado de alto nivel, ya que para obtener el título deben enfrentarse a un tribunal de expertos y otro de niños, con el fin de demostrar que saben explicar.