Aunque los exámenes de septiembre ya han pasado a la Historia en determinados niveles educativos y no hay unanimidad sobre su idoneidad en las distintas comunidades autónomas, se mantiene aún en gran parte de la enseñanza Superior, o universitaria. Por eso, si eres de los que, por un motivo u otro, te quedaste con una o más asignaturas pendientes de aprobar para septiembre, este mes, tocará, «sí o sí», hincar los codos. No es precisamente el momento en el que estarás más motivado, y por eso, es conveniente armarse de valor y tener algunas premisas que, con la debida constancia, te serán muy útiles cuando lleguen los exámenes de recuperación en septiembre.
1.- Procura mantener regularidad y constancia, más vale poco y a diario, que todo el último día: una de las razones por las que se produce el suspenso es la falta de planificación en los estudios y la falta de constancia. Al igual que durante el año, es preferible dosificar los estudios y retomarlos brevemente cada día, que empeñarse en asimilarlo todo de golpe y sobre todo ¡a última hora! Para ello, fíjate siempre la misma hora cada día para empezar a estudiar y establece el periodo que te parezca más oportuno para cubrir tus objetivos.
2.- Planifica. Como continuación al anterior consejo, es importante sentarse a planificar antes de empezar a estudiar. Haz una lista de las asignaturas y temas a estudiar para cada una de ellas; divide el trabajo en bloques semanales y estos en mini-bloques diarios. Trata de seguir esa planificación para cubrir todo el temario en el tiempo que te queda hasta septiembre.
3.- Prioriza. Tendemos a dejar lo que no nos gusta para el final. Sin embargo, es lo que requerirá más energía, por lo que conviene iniciar la actividad cada día con la parte que menos nos agrade. Abordar los temas que más nos motivan, después, será así asumible, aunque estemos más cansados.
4.- Descansa. Realiza pausas y no apures el esfuerzo cada día, ya que podrías agotarte, sobre todo en verano. Elige las horas más frescas del día, y con menos distracciones, para estudiar y deja el resto para descansar y relacionarte o dedicarlo a tus aficiones. Procura dedicar las horas necesarias a dormir por la noche, y puesto que es verano, a una siesta breve a media tarde, para reponer fuerzas, tu cerebro lo agradecerá, te concentrarás mejor y asimilarás mejor los conocimientos.
5.- Cuídate. Cuidar la alimentación, con abundante fruta y verduras, ricas en fibra y agua, te será muy útil en esta época del año. No olvides combinarlo adecuadamente con aportes proteínicos con huevos, carne y pescado, que también son necesarios para la actividad intelectual. Evita las comidas pesadas e indigestas y ¡bebe agua con frecuencia! Asimismo, procura mantener cierta actividad física, te ayudará a despejarte y te cargará de energía.
Finalmente, no siempre podemos cargar con todo en solitario, y hay dudas que no quedan resueltas durante el curso. Si es así, o simplemente necesitamos apoyo para mantener la constancia durante este mes, decisivo para recuperar nota en septiembre y aprobar, acude a los servicios de nuestros profesores particulares, que como sabes, pueden atenderte incluso en tu lugar de vacaciones. No hay mejor garantía para aprobar, ¡es un consejo de Educa-system!