Las vacaciones, una alegría y un alivio para los alumnos y los padres. El periodo ideal para viajar, jugar, ir a la playa, leer… y estudiar. En efecto, las vacaciones son el momento de afianzar todas las cosas que no dominan y también evitar olvidarse de otros, antes de la vuelta al colegio.

Cómo estudiar en 3 pasos:
1/-La motivación:
La motivación y la confianza del alumno son vitales para empezar las clases. Estudiar no es algo agradable para un niño, sobre todo en verano cuando es difícil quitarse de la cabeza imágenes como la playa, la piscina, la heladería, y el plan de ligoteo con los amigos…
2/- La organización:
Para estudiar durante las vacaciones, es necesario organizarse bien. Sin una buena organización, el niño no estará motivado y los padres tampoco.
Antes de cada sesión:
– Es vital programar un horario regular de trabajo (planificar una hora de trabajo, el temario del curso, o ejercicios a hacer cada día)
– Un lugar de trabajo adaptado (sin televisión, juegos u otras cosas que puedan distraerle)
Durante las sesiones:
– Estudiar de manera lúdica
Interesarse para su trabajo y motivarle
3/- Otras actividades culturales:
Fuera del horario de estudio, es muy interesante favorecer las actividades culturales que no se han desarrollado durante el año escolar.
Es importante para un niño descubrir de manera lúdica la música, lectura, ir al museo, etc.