Al igual que los clases a domicilio primaria, los estudiantes tienen también su onomástica o festividad: Santo Tomás de Aquino, que se celebra cada 28 de enero. Y del mismo modo que se aprovecha el día del maestro, o del profesor, para ensalzar los valores de los profesionales dedicados a la enseñanza, es justo aprovechar un día como éste para recordar lo que entraña ser estudiante y la importancia de su tarea: estudiar.
Estudiar es, sin duda, una de las tareas más importantes que puede emprender una persona para crecer como tal, no sólo en conocimiento, sino en valores y en humanidad. En las Clases a domicilio ESO, los bachillerato son los encargados de trasladar gran parte del saber que servirá de bagaje a los alumnos para el resto de su vida: les ayudará a entender el mundo en el que viven, y manejarse en él, en busca de su mayor felicidad.
Más tarde, en la madurez, los alumnos tendrán que asumir las riendas de su propio aprendizaje, ya que, aunque siempre tendrán a maestros o profesores que les seguirán ayudando a crecer, dependerá, más que nunca, de ellos, poner la voluntad necesaria para aprender, perseverar y avanzar. Por todo ello, en el día del estudiante, no está de más reivindicar la importancia de la voluntad, el empeño, la paciencia y la insistencia en el proceso de aprendizaje y en los estudios.
Como demuestra la experiencia de millones de alumnos y profesores, no basta con poseer un buen coeficiente intelectual para avanzar en los estudios, y en la vida. Es necesario añadir a esta cualidad, muchas horas de estudio y de trabajo. El día del Estudiante, es por todo ello, un homenaje a todos los sacrificios realizados por los alumnos en su día a día, con la mira puesta en Clases particulares a domicilio, pero también en aprender y abrirse un camino en la vida.
Dicho todo esto, a qué esperamos ¡a estudiar!