Con el principio del curso escolar, que se inicia estos días en la mayor parte de España, se multiplican los consejos de todo tipo relacionados con la actividad educativa. Este año, por ejemplo, la Organización Médica Colegial (OMC) y la Fundación Kovacs han puesto en marcha una nueva campaña de promoción de la salud pública para prevenir dolencias de espalda en los escolares y reducir el impacto de sus consecuencias. Bajo el título «No des la espalda a tu espalda» lanzan una serie de consejos relacionados con la postura en clase, o cómo llevar adecuadamente la sobrecarga de peso en la mochila.
Según estas organizaciones a partir de los 10 años aumenta el riesgo de que los niños sufran dolor de espalda. A los 15 años, más del 50% de los niños y casi el 70% de las niñas lo ha tenido alguna vez en su vida. Padecerlo a esas edades aumenta el riesgo de sufrirlo de manera crónica y padecer limitaciones de adulto. Por ese motivo recomiendan seguir una serie de pautas, que reproducimos a continuación, que servirán para prevenir dolencias y llevar una vida escolar más saludable:

  • Reducir el peso de la mochila para que no supere el 10% del peso corporal del niño o adolescente; lo mejor es que la espalda no soporte ese peso. Una mochila con ruedas es una buena alternativa. Si la mochila es de tirantes, lo mejor para los niños –a diferencia de los adultos- es situarla relativamente baja, en la zona lumbar o entre las caderas, y llevarla sujeta tan cerca del cuerpo como sea posible, sujeta con un cinturón de manera que no se bambolee;
  • Realizar con frecuencia actividad física ya que el sedentarismo dificulta el desarrollo óseo normal de la columna vertebral, conlleva la pérdida de fuerza y resistencia muscular y hace que la espalda sea más vulnerable al exceso de carga;
  • Si se practican deportes a nivel competitivo, han de seguirse los consejos de entrenadores y cuidadores;
  • Si un dolor de espalda persiste durante 14 días seguidos o se repite periódicamente se recomienda acudir al médico para que observe los síntomas y ofrezca un diagnóstico;
  • Si aparece un dolor de espalda el reposo no siempre es recomendable, de hecho el reposo en cama prolonga el episodio doloroso y facilita que se repita; por eso conviene mantener la actividad que permita el dolor y ante la duda acudir al médico;

Ante el aumento de dolencias relacionadas con la espalda en niños y adolescentes, surgen cada año nuevas iniciativas que tratan de frenar sus causas más habituales y prevenir estos males. Este año la Organización Médica Colegial (OMC) y la Fundación Kovacs han editado además un tebeo que explica de forma amena cómo prevenir problemas con la espalda, ya que han comprobado que este tipo de soportes han ayudado anteriormente a la divulgación de esta información y en consecuencia a una mejor prevención (descargar tebeo).
De modo que ya sabes: si quieres empezar el curso con buen pie ¡cuida tu espalda!