Educa-system es ante todo una compañía formada por personas que ayudan a otras personas. Por eso creemos fundamental que se conozca a los profesionales que colaboran día a día en la actividad de nuestra empresa, sea desde la gestión de clases particulares, o impartiéndolas. Es el caso de Anna María Pinilla Pastor, una de nuestras profesoras particulares.
“Siempre me ha gustado enseñar” nos comenta, cuando hablamos de sus inicios en Educa-system, “busqué en internet, probé y me quedé”. Y es que, comparando con otras opciones Anna ha llegado a la conclusión de que Educa-system ofrece grandes ventajas a los profesores particulares ya que, como explica ella, la empresa se encargan de “la organización y la gestión de todo desde el trabajo en equipo y apoyan siempre al profesor y a las familias cuando surge algún problema o imprevisto”.
Su experiencia como profesora particular permite a Anna conocer muy de cerca las ventajas de las clases particulares frente a otro tipo de método de enseñanza, sea reglada o extra-académica. Una de ellas es la mayor efectividad en la prevención del fracaso escolar, ya que “el trato personalizado siempre es lo mejor para detectar posibles dificultades tempranamente y así ayudar mediante la adquisición de nuevas habilidades a evitar el fracaso escolar”. Asimismo, si no se ha abordado a tiempo “permitirá también superar más fácilmente las posibles dificultades que surjan en su proceso de aprendizaje, en coordinación con la familia y sus profesores”, explica Anna.
La clave es la atención personalizada, ya que, como también comenta Anna,  “las ratios de profesor/alumno en la enseñanza reglada hacen que a veces el maestro no pueda dar un soporte y refuerzo lo suficientemente personalizado como para detectar posibles carencias y dificultades. Por ese motivo, no siempre pueden  conseguir que el alumno adquiera las habilidades y contenidos que verdaderamente le ayudarían a conseguir en última instancia las competencias básicas que necesita”.
Esto se hace especialmente patente cuando se trata de avanzar en materias o áreas en las que el alumno encuentra mayor dificultad, pero también en la mejora de su actitud y su metodología. Por eso, Anna hace hincapié en la importancia de las técnicas de estudio y la motivación, que son dos de las cuestiones que con más frecuencia es necesario potenciar. “Hay que motivar al alumno y se hace difícil porque normalmente llegan a las clases particulares especialmente cansados, después de una jornada escolar muy intensa”, explica. “Pero las tic y el conocimiento personalizado suelen dar las claves para motivar al alumno sobre todo si hay un entorno adecuado para el estudio, donde esté tranquilo y  pueda concentrarse en el trabajo y el estudio”, concluye.