Las últimas décadas han sido de auténtica transformación en lo que se refiere a los roles de género, ser hombre o ser mujer hoy tiene poco que ver con esa condición 40 o no digamos 100 años atrás. La incorporación de la mujer al mundo laboral, la igualdad en derechos y las circunstancias que rodean al modo de vida hoy hacen que se replantee cada día cuál es el rol de hombres y mujeres en todos los ámbitos y sus diferencias sean cada vez más difusas e intercambiables.
En el entorno familiar por ejemplo, la educación ya no es una tarea exclusiva de la mujer, como ocurría con frecuencia hasta los años 80 del siglo XX, sino una responsabilidad compartida de padres y madres. En consecuencia ya no es siempre la mujer quien renuncia a parte de sus aspiraciones profesionales para dedicarse al hogar y a la familia, sino que es el hombre quien también decide dar más espacio a esa parte de su vida y ser coprotagonista en la educación de sus hijos.
Ahora que se celebra la festividad de San José, patrón de la paternidad, no está de más preguntarse qué es ser padre hoy y sobre todo qué significará ser padre mañana. En el cuestionamiento está el reto y en sus respuestas, el futuro de cada uno en ese papel.
¡Feliz San José!

Los comentarios están cerrados