No es el inglés, es el chino. En los países occidentales, los estudiantes de esta lengua asiática han ascendido en 5 años a 30 millones y, al margen de ser una garantía para el futuro laboral de los estudiantes, el chino avanza a pasos agigantados para sustituir al inglés como idioma universal. ¿Te lo vas a perder?

Con la vista puesta en el futuro, muchos padres y tutores ya se han adelantado a una realidad cada vez más incontestable: en sólo una década, cuando sus hijos sean mayores, China será la potencia mundial más poderosa y el idioma chino será el instrumento más útil para alcanzar un futuro laboral con garantías. Los números avalan esta realidad: en Gran Bretaña, como en cualquier país occidental, el número de estudiantes que aprenden chino se ha duplicado en un período de sólo 3 años.

¿Suena a chino?
Desde siempre, el chino se ha utilizado como sinónimo popular de algo desconocido o imposible de reconocer. Lo cierto es que, actualmente, cada vez más su aprendizaje y cultura son mucho más accesibles a los estudiantes de hoy. Aparte de la gramática y la pronunciación, muy diferentes al español, la principal dificultad radica en aprender la grafía de los caracteres. Sin embargo, existen cada vez más y mejores métodos de aprendizaje al alcance de todos y, sobre todo, una gran demanda que lo ha situado como favorito entre los estudiantes más atrevidos y previsores.

Firme candidato a idioma universal
En los últimos años, las personas se apoyaban en el inglés como idioma universal. Hoy parece no ser suficiente para competir en un mercado laboral que requiere el dominio de otros idiomas. La capacidad financiera del país y el hecho de ser el idioma más hablado del mundo (más de 900 millones de hablantes como lengua materna y 1.300 millones a nivel mundial) lo convertirán, sin duda, en el primer idioma. De hecho, el chino mandarín ya es una lengua totalmente asentada en países como EEUU, Canadá, Nueva Zelanda, Japón, Tailandia, la República de Corea o Australia, donde ya se estudia en las universidades, y pronto se irá implantando en el sistema educativo de otros países desarrollados.

Una demanda emergente
La realidad del mercado laboral parte de una premisa muy sencilla: en los mejores empleos siempre piden idiomas. Por eso, el chino ya se ha hecho un hueco en la oferta formativa de las universidades españolas. La Universidad de Castilla-La Mancha, la de Burgos y la Oberta de Catalunya ya han añadido a su oferta programas de idioma relacionados con el chino, en el caso de las dos primeras, y con el japonés, en el caso de la última. Otro ejemplo muy claro de este auge es la apertura de sedes del Instituto Confucio en diversas instituciones españolas.

Se acabaron las excusas…A pesar de la creciente necesidad de difusión e implantación en el sistema educativo, en España no son muchos los centros capacitados para su enseñanza. Educa-System ofrece una experimentada plantilla de profesores nativos que siguen una programación sistemática de aprendizaje para potenciar al máximo la expresión y comprensión del alumno, tanto en el aspecto oral como escrito. Otras lenguas que se pueden aprender en Educa-System son ruso, italiano, francés, alemán, portugués y, por supuesto, inglés y francés. Aunque en los últimos años han experimentado una gran demanda en nuestro país, todo apunta a que en una economía globalizada no todo pasará por las lenguas europeas.