La Historia de la humanidad es primero una historia de superación y está plagada de vidas por las que a priori, nadie «daba un duro», y que se convirtieron en ejemplos para otras. De hecho, a veces, detrás de hechos anecdóticos, aparentemente normales, se esconden relatos vitales de adaptación, esfuerzo y sublimación. Y sobre todo, detrás de los mayores obstáculos, han estado siempre los mayores éxitos.
Al hablar de ello, vendrán a nuestra memoria vidas como la de Choi Sung Bong, un joven coreano huérfano y niño de la calle que salió adelante por sí mismo, de forma autodidacta y persiguió y persigue hoy, sus sueños sin que le arredren las dificultades; o Michael Phelps, probablemente el mejor plusmarquista olímpico de la Historia en su especialidad, la natación, y que empezó a nadar para superar su trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH); o el archiconocido y reconocido físico Stephen Hawking, que a pesar de su esclerosis lateral amiotrófica (ELA), ha conseguido perseverar en su área científica, revolucionando teorías ya asentadas como la de la relatividad y desafiando a la propia física…
Todos ellos, al igual que muchísimos más, han demostrado que la voluntad y el espíritu de superación pueden con todas las barreras. Por eso, al educar, conviene que padres, madres, maestros y profesores, recuerden a sus alumnos que tener éxito en la vida depende en una gran proporción de la voluntad que empeñamos en conseguirlo, y no sólo de nuestras capacidades. En ese camino, es importante contar con guías que detecten aquello que motiva al niño o adolescente, pero que también le acompañen y refuercen su trabajo, escuchándole y ofreciéndole las herramientas necesarias para facilitar su desarrollo.
Lo demás, vendrá solo y de esta forma, podrán sorprender al respetable, como hicieron los ya citados, o de forma curiosa y poco conocida, como hiciera también Scatman John, que muchos recordarán por haber ocupado el número 1 de las listas de discos más vendidos años atrás, y que se inspiró en su propia tartamudez para componer la canción que le aupó a la fama mundial, haciendo, como otros, de la necesidad virtud.
¿Aún tienes dudas sobre tus posibilidades?