Esta semana se publicaba la última edición del informe PISA (Programme for International Student Assessment) elaborado por la OCDE (Organisation for Economic Co-operation and Development) y sus conclusiones sobre el rendimiento escolar en España no han variado. Por lo tanto en sí mismo esto no debería ser noticia si no fuera porque confirma un año más la tendencia negativa del sistema educativo español: España sigue siendo el farolillo rojo en porcentaje de repetidores y mantiene una nota inferior a la media de la OCDE en lectura, matemáticas y ciencias …
Estos datos son bien conocidos por los profesores particulares de Educa-System, que se enfrentan a diario con estos problemas y tratan de paliar estas carencias día tras día con sus alumnos. Sin embargo el informe señala otras cuestiones más difíciles de percibir desde las clases particulares, es decir, las que radiografían las variables sociológicas del sistema educativo en España y las relacionan con el rendimiento escolar. Así, por ejemplo confirma diferencias regionales ya que Madrid, Cataluña y Castilla y León siguen estando por encima del resto de regiones; también confirma que el nivel socio-económico de los padres influye sobre el rendimiento escolar de sus hijos (a mayor nivel, mejor rendimiento); que a mayor número de libros en casa, se da mejor comprensión lectora en los alumnos; y que las niñas superan a los niños en lectura y los niños superan a las niñas en matemáticas.
Por encima de todos estos datos flota sin embargo una conclusión más llamativa aún ya que pone en relación el rendimiento escolar en España con su condición socio-económica actual: en términos generales el rendimiento escolar español es equiparable al de Portugal, Italia y Grecia. Baste recordar que estos tres países conforman junto a España  el denominado grupo de los PIGS, término despectivo acuñado por los países del centro y norte de Europa para distinguir el furgón de cola de la Unión Europea …  ¿Confirma esto que Economía y Educación están íntimamente relacionados? Si es así, y todo indica que así es, reducir el fracaso escolar se aventura mucho más prioritario que cualquier otra tarea en este momento y supone poner los cimientos para un mejor futuro, no sólo educativo, sino económico y de bienestar.
Desde Educa-System siempre lo hemos entendido así: por eso nuestro trabajo significa algo más que dar clases particulares

Los comentarios están cerrados