David Meca es uno de los rostros deportivos más conocidos por el público. Convertido en un especialista en desafíos en solitario, este joven nadador sabe que con esfuerzo y superación no hay elemento que se le resista.
¿Qué tiene nadar a solas contra los elementos?
En las competiciones oficiales uno lucha contra los rivales. En los retos contra los elementos, donde el medio es a veces tremendamente hostil, la lucha es contra uno mismo.
¿Cuál ha sido el reto más duro conseguido hasta ahora?
Sin duda la travesía Jávea-Ibiza, por la distancia y por las condiciones que se presentaron. Durante el triple cruce del Estrecho de Gibraltar, las condiciones meteorológicas que se presentaron en el último tramo fueron extremas y llegué a temer por la integridad de mi equipo y por la mía propia.
¿Qué se aprende en cada nueva travesía?
Por supuesto, de cada experiencia se extrae un conocimiento. Cada travesía o competición tiene una motivación específica que la hace única. No obstante, todas tienen un denominador común: el reto como motivación, conseguir algo inédito hasta el momento e incluso considerado imposible.
¿Qué es lo que más te llama la atención de trabajar en público?
El hecho de poder llegar a personas con problemas y ayudarlas explicándoles mis vivencias y cómo llegué a superarlas. Me ha permitido conocer a gente maravillosa que, aun teniendo verdaderos problemas en la vida, ha sabido sortearlos y son un verdadero ejemplo de superación.
“Desde pequeño me inculcaron ese espíritu de superación que ha marcado mi vida”
¿Qué representa para un deportista tan mediático la expectación que se crea alrededor de cada travesía?
Sientes una gran responsabilidad para no defraudar a todos los que me apoyan, tanto los patrocinadores, como mi equipo y muchas personas anónimas que siempre están ahí.
Empezaste natación por recomendación médica con sólo cinco años. ¿Cómo recuerdas esos primeros años?
Aprendí a luchar contra las dificultades desde mi infancia. Me inculcaron ese espíritu de superación que ha marcado mi vida y mi trayectoria deportiva. Lo que comenzó como obligación, se convirtió en mi profesión, mi pasión y mi forma de vida. El apoyo incondicional de mi familia también ha sido fundamental.

¿Qué papel debe jugar en la vida de un niño la práctica de deporte?
El deporte no sólo es salud, sino que los valores intrínsecos que fomenta su práctica son fundamentales en nuestra sociedad y pueden aplicarse a cualquier terreno en la vida.
En travesías como la triple del Estrecho de Gibraltar, ¿qué pesa más, el reto deportivo o el reto psicológico?
Los dos son fundamentales. La preparación psicológica es importantísima. Sin duda la mente se ha de ‘entrenar’. La voluntad crece ejercitándola día a día.
Licenciado en Arte Dramático. ¿Qué papel ocupa ahora mismo en tu carrera profesional?
Mi vida se ha centrado en el deporte de alta competición, pero me siento muy cómodo ante las cámaras y es una profesión apasionante que también requiere de gran preparación.
Motivación, superación, esfuerzo… son palabras que también aplicas al mundo de la empresa, ¿no es así?
Son muchos los paralelismos que encontramos entre el deporte de alta competición y la gestión empresarial (presión, decisiones, resultados…). Para mí es una actividad muy gratificante, en la que me siento muy cómodo, sobre todo por el feedback que percibo de las personas que me escuchan, directivos y empresarios, y que sienten un vínculo importante con los valores y conceptos que tratamos.
Natalia Pastor, Periodista