La comunicación es una relación que se establece entre dos o más personas.
Existen dos tipos: verbal y no verbal. La comunicación  verbal supone un 30-35% de los mensajes que se emiten, mientras que el no verbal se impone a éste, suponiendo un 65-70%.
Para establecer una comunicación eficaz con los alumnos, existen una serie de reglas que debe adoptar el profesor, presentadas a continuación, las “C’s”
  • CAPTAR la atención: se trata de atraer el interés de los alumnos. Hay que crear un ambiente propicio, plantear un caso a resolver, atraer la atención sobre uno mismo… Todo ésto debe resultar previo a la presentación.
  • COMPRENSIÓN. Durante la presentación; los alumnos deben saber y comprender lo que se ha de hacer. Es necesario cuidar el lenguaje, que éste sea apropiado y pueden usarse varios canales de comunicación para hacer más entendedora la explicación, como pueden ser señales visuales o kinestésicas.
  • CONCRECIÓN, o no sobrecargar de información. La cantidad de información no debe ser abrumadora, sino precisa y suficiente. Cuanta más información se les da a los alumnos, menos pueden retenerla en su memoria.
  • CLARIDAD. Si los alumnos son capaces de asimilar la información, es que ésta ha sido clara. Deben organizarse las ideas y darles un orden en su exposición.
  • COMPROBACIÓN de los resultados (posterior a la presentación).  Antes de empezar la práctica es necesario comprobar que se ha entendido bien lo que se debe hacer. Es correcto preguntar si se desea que se repita algún punto, o aclarar algo. También es adecuado utilizar alumnos para que lo ejemplifiquen.

 

Cabe decir que la comunicación tiene una estrecha relación con la cultura, por lo que hay diferencias comunicativas dependiendo del espacio donde se sucedan.
La comunicación no verbal está compuesta de los elementos culturales y elementos como la Kinésica (elementos corporales), el Paralenguaje (fónicos, cualidades de la voz y sus posibles modificaciones), Proxémica (estudio de los comportamientos no verbales referidos a la organización del espacio y del valor que se le confiere) y Tactésica (códigos táctiles que desarrolla cada cultura).

La comunicación no verbal fomenta en gran medida el clima de las relaciones entre las personas y se pueden conseguir mejores resultados que sólo utilizando la comunicación verbal. Elementos como las manos, la voz, la expresión facial, la mirada…son elementos adicionales que complementan y mejoran la comunicación.
Por: Alba Molina