¿Cómofomentar la autonomía en tu hijo?
 
En la tierra hay pocos seres que nacen tan dependientes como los humanos. El ser humano aprende a responsabilizarse o a no hacerlo desde la primera etapa de su vida, es por ésto que es fundamental el desarrollo de la autonomía personal de los niños desde una edad temprana.
Es necesario que los padres aprendan ciertas pautas y estrategias para que fomenten la autonomía e independencia en sus hijos. Un niño es autónomo cuando es capaz de desarrollar por sí mismo las actividades de
los niños de su edad y requiere de poca ayuda para llevar a cabo sus tareas diarias. Los niños que son poco autónomos generalmente presentan poca iniciativa, problemas de aprendizaje y dificultad para relacionarse con los demás.

Implementar nuevos hábitos en el hogar

Para poder desarrollar la autonomía en los niños hay que enseñarles ciertos hábitos básicos.
  1. Toda actividad que el niño sea capaz de realizar por sí mismo, sin correr ningún riesgo, debe realizarla el solo.
  2.  El niño puede hacer de forma autónoma todo lo relacionado a la higiene y cuidado personal como lavarse los dientes, controlar esfínteres, peinarse, usar los productos de higiene, etc.
  3. Todo lo relacionado al uso de prendas y a su cuidado: vestirse solo, elegir sus prendas y poner en su lugar algunas de sus cosas.
  4.  Todo lo relacionado a la alimentación: el niño podrá comer solo, usar los diferentes elementos y cumplir las reglas básicas de educación en la mesa.
  5. Vida en sociedad y relación con los demás: usar los modales de forma correcta como saludar, despedirse, escuchar y pedir el favor. Por otro lado deberá cumplir las normas sociales como respetar el turno,
    ordenar sus pertenencias y evitar peligros comunes.

¿Cómo se enseñan estos hábitos?

A continuación se enumeran algunos consejos básicos para fomentar la autonomía.

  1. Ofrecerles diferentes opciones para que los niños elijan y de esta forma incentivar la toma de decisiones.
  2. Enseñarles que hay consecuencias en los actos indebidos.
  3. Proporcionarles nuevos retos que supongan un incremento de dificultad para aumentar su capacidad de reflexión y análisis.
  4. Fomentar la etapa del “yo sólo”, ya que es fundamental no impedirles el desarrollo de actividades por sí mismos.
  5. Hay que respetar su privacidad.
  6. Es importante no darles siempre la respuesta a todo y de esta forma estimular su pensamiento crítico y su razonamiento.
  7. No desanimarles ni evitarles posibles fracasos. Siempre es bueno que cometan errores y aprendan de ellos.
  8.  Potenciar sus logros y esfuerzos.
  9.  Usar el juego como herramienta de aprendizaje.
Es importante que los padres sepan que si los hábitos mencionados anteriormente se convierten en rutina es
mucho más fácil conseguir la autonomía. Estas actividades pueden convertirse en rutina entre 20 y 30 días.   Siempre hay que dirigirse a los niños con mensajes positivos y palabras de aliento, “tú puedes” “lo vas a conseguir aunque te cueste” y de esta manera se motivará a cumplir los logros propuestos.