Con frecuencia, los alumnos se encuentran con que por alguna circunstancia no han podido aprobar todas sus asignaturas en junio y tienen pendientes para septiembre. Esto entra dentro de lo habitual, pero si además, salen de vacaciones con la familia a la playa, al pueblo o a cualquier otro destino, como es habitual en verano, estudiar se hace «cuesta arriba». Por este motivo, son muchos los alumnos, hasta un 30%, que solicitan a Educa-system mantener las clases particulares durante el verano, incluso fuera de su residencia y se suman a quienes no habiendo contratado un profesor particular durante el curso acuden a él ahora para recuperar un suspenso.
En respuesta a esta demanda, en Educa-system contamos con profesores particulares a disposición de nuestros alumnos en su destino de vacaciones en toda España. En este momento ya hay profesores particulares asignados para familias veraneantes en Blanes, Benalmádena o Donostia, entre otras poblaciones costeras.
Para su funcionamiento partimos de la misma premisa que la fórmula original: un alumno, un profesor.  De esta manera optimizamos el tiempo y damos a cada alumno toda la atención que necesita, desde la explicación de las materias, pasando por la programación de deberes y tareas, y la preparación específica para cada examen.
«Las clases particulares en verano son un beneficio mutuo: para muchas familias, estas clases son una alternativa perfecta al exceso de tiempo libre de los alumnos que no han obtenido buenos resultados -explica nuestro director, Sebastián Triviere-Casanovas- y para nosotros es una excelente herramienta que evita la caída de nuestro negocio durante los meses no lectivos».

Los comentarios están cerrados