Las clases particulares han sido tradicionalmente una salida laboral sencilla para los estudiantes más adelantados o para los recién titulados. El familiar de un conocido, el primo recién licenciado o el hijo de unos amigos eran, hasta hoy, algunos de los perfiles más habituales de nuestros profesores particulares o los de nuestros hijos.
Con la reciente aparición en España de las empresas de apoyo educativo a domicilio la figura del docente particular empieza a profesionalizarse, a regularse laboralmente y a dotarse de una mayor consideración social.

La pionera: Educa-System


Sebastián Triviere-Casanovas creó hace ya casi 5 años Educa-system: la empresa pionera en el sector del apoyo educativo a domicilio en España. Todo nació a partir de una idea tan sencilla y con tanta tradición como las clases particulares a domicilio.

“Yo soy francés y mi mujer, que es española, quería aprender el idioma; pero no encontramos ninguna empresa que le diese clases particulares en casa, ofreciéndole las garantías que querían para adaptarse a sus horarios”, explica Triviere-Casanovas. A partir de esta sencilla necesidad este emprendedor decidió poner en marcha su propio negocio. Un proyecto que ha sido premiado por la escuela de negocios ESADE y la auditora BDO.

Los primeros pasos de Educa-system los dio Triviere-Casanovas en un vivero de empresas “para minimizar de esta forma los riesgos”. Unos meses más tarde, ya trabajaban en su compañía más de 150 profesores y disponía de sedes propias en las ciudades de Madrid, Barcelona y Zaragoza.

En la actualidad esta empresa, además de las tradicionales clases de refuerzo a estudiantes de cualquier etapa educativa, ofrece a los adultos formación a domicilio en idiomas, ofimática e instrumentos musicales, entre otras materias. Hoy cuenta en su plantilla con más de 4500 profesores titulados e imparte más de 8.000 horas mensuales de clases en los domicilios de las principales capitales del país.La “magnífica evolución” del negocio hace prever que durante este 2008 se empiecen a recoger los primeros beneficios netos. Ante el planteamiento de una posible mayor expansión de la compañía, su fundador apuesta por seguir con el modelo de desarrollo “Más controlado y, aunque más lento, con mayores posibilidades de consolidación”. Triviere-Casanovas tiene muy claro que no quiere “crecer a cualquier precio”.

Un mercado con potencial
El hecho de que uno de cada cuatro estudiantes necesite clases de refuerzo escolar, según datos de los sindicatos del sector educativo, nos presenta el escenario de un mercado con un gran potencial de desarrollo basado en un amplio abanico de posibles consumidores.

El fundador de Educa-system opina en la misma línea y considera que el mercado del apoyo educativo a domicilio “tiene un gran potencial”. Sólo durante el pasado curso 2006/2007 el 40% de los estudiantes españoles suspendieron alguna asignatura, según datos de un estudio del Ministerio de Educación.
Otro importante elemento a tener en cuenta es la escasa competencia existente en el mismo. Mientras que en España estamos ante los primeros pasos de la profesionalización del sector, en los principales países de la UE es una actividad de negocio más que consolidada.

Por lo que se refiere a los precios de este tipo de servicios, al encontrarnos ante un mercado libre y sin regulación de ningún tipo, el abanico existente actualmente es muy amplio. El precio de una clase particular puede variar mucho en función de si se trata de un simple conocido o de un profesor, que ofrezca un servicio profesionalizado y con garantías educativas.

De todas formas, tampoco hemos de negar la realidad de un “mercado bastante salvaje y falto de calidad”, como afirma un informe sindical, en el que, en la mayoría de los casos, no existe ningún tipo de regulación laboral para sus trabajadores ni un seguimiento pedagógico del trabajo de estos docentes. El informe también denuncia, en la misma línea, la falta –en muchos casos– de “unos estándares mínimos entre los profesores de clases particulares que garanticen la formación del alumno” y considera necesario asegurar, además de las cuestiones técnicas de la materia, “un carácter pedagógico” en la formación del alumno.

Apuesta por la calidad
Es evidente que el profesor es el elemento fundamental y transversal en este sistema de enseñanza, al ser quien está en contacto tanto con el alumno como con la empresa. Por ello, en el caso de Educa-System “se da mucha importancia a la selección del personal”, en la que se busca también las cualidades pedagógicas y humanas del candidato, explica el creador de Educa-system. “Nuestro personal ha de estar bien formado –todos sus profesores son titulados universitarios- y han de entender nuestra filosofía ética profesional; nosotros trabajamos con valores y queremos ofrecer calidad”.

Además, para garantizar el aprovechamiento de las clases esta compañía realiza un seguimiento de la formación tanto con el profesor como con el propio alumno. De hecho, siendo conscientes de que la “buena conexión” entre el alumno y el profesor es fundamental Educa-System ofrece la posibilidad de cambiar el docente, en los casos que el alumno o las circunstancias así lo consideren oportuno.


Toda esta tarea de seguimiento la realizan los asesores pedagógicos de la compañía, que estudian las necesidades de cada alumno, seleccionan el profesor más adecuado y comprueban, a través de un seguimiento de las clases, el buen desarrollo de las mismas.

Por su parte, un portavoz de la Sociedad Española de Pedagogía (SEP) afirmaba recientemente, al respecto de la calidad de este tipo de enseñanza, que la misma “depende de la programación educativa, la formación del profesor y de su interés por transmitir los conocimientos”.

El perfil del profesor particular
La mayoría de las personas que se dedican a dar clases particulares son estudiantes universitarios recién titulados, que buscan una forma sencilla de obtener sus primeros ingresos, según fuentes sindicales. También existe, pero en menor proporción, el perfil del estudiante que todavía está cursando una carrera o el Bachillerato.

Por su parte, la SEP valora la fórmula de las clases particulares como “una buena oportunidad para los estudiantes y los recién licenciados para buscarse la vida mientras consiguen un trabajo más estable”.
La edad media de estos profesores está entre los 18 y los 28 años. De hecho, como afirma el citado informe, “es muy extraño encontrar en este mercado a personas con más de 35 años”.

Las ventajas del sistema
Sin duda, estamos ante un modelo de apoyo educativo con grandes ventajas para sus usuarios. “Los alumnos disponen de una gran flexibilidad para poder combinar a su gusto las clases con el trabajo escogiendo con total libertad el día, la hora y la frecuencia de las clases”, explica Triviere-Casanovas. Por su parte, los padres de los estudiantes más jóvenes pueden “observar ellos mismos la evolución de sus hijos y el seguimiento constante que se les realiza”.

Con respecto al conjunto de las academias que ofrecen clases de apoyo educativo, la ventaja es clara: el profesor que realiza las clases en el domicilio ofrece una atención más personalizada y adaptada a las necesidades específicas de cada alumno. Pero además, en el caso de Educa-system, se ha querido reforzar esta capacidad de adaptación al alumno instaurando la figura del Asesor Pedagógico.

Otra importante diferencia entre las clases a domicilio y las impartidas en centros de estudio o academias es el precio. Los costes y la estructura de un centro de enseñanza son mayores y, por tanto, no nos ha de extrañar que el precio de las clases aumente en la misma proporción. Además, en la formación a domicilio, en la mayoría de los casos, sólo pagas por clase recibida.

Los comentarios están cerrados