A nadie se le escapa que, al menos en Europa, Alemania ha ganado la primera batalla en la lucha por el liderazgo continental, manteniendo niveles aceptables en términos macroeconómicos y alcanzando cotas inmejorables en capacidad de presión y negociación. Por todo ello, los europeos miran cada día hacia Alemania, no sólo para escuchar sus valoraciones y decisiones sino también para tratar de “subirse a su carro” y aprovechar los recursos que ofrece para el desarrollo empresarial y profesional.
Y esto significa, “hablando en plata”, que siendo el mayor motor de empleo de Europa, está atrayendo el talento de todo el continenteespecialmente de países que como España, se están mostrando incapaces de retenerlo, sea porque no le ofrecen el salario y salidas profesionales que se merecen y/o esperan, o porque, simplemente, no dan  oportunidades de trabajo de ningún tipo para perfiles como el suyo. La consecuencia es la inesperada actualidad de una expresión muy manida en los años 60 en España, y que incluso dio lugar a películas, canciones y literatura varia: “¡Vente pa Alemania, Pepe!”.
Más allá del sarcasmo, la realidad es que hordas de jóvenes están saliendo o intentando salir de España en los últimos meses hacia Alemania con la esperanza de encontrar un trabajo, primero, mejor remunerado, segundo, y con expectativas de carrera profesional a largo plazo, por último. Pero hete aquí que la mayoría se encuentran con un obstáculo ineludible al iniciar su aventura hacia el nuevo El Dorado: el idioma. Cualquiera que se haya acercado alguna vez al aprendizaje del Alemán, sabrá que es un idioma con declinaciones, palabras interminables y frases aún más largas, con una composición gramatical diferente a Lenguas de origen latino como el castellano, el catalán o el gallego.
Por todo ello, ha crecido exponencialmente la demanda de clases de Alemán y, dada la urgencia con la que los nuevos emigrantes desean aprender este idioma, se ha posicionado como una opción destacada la contratación de profesores particulares de Alemán. La razón es simple: se adaptan al alumno desde el primer momento, sus dificultades particulares y características personales, llevan un seguimiento particularizado de su evolución, pueden corregir con más facilidad los errores y aportar nuevos conocimientos, y facilitan un aprendizaje más rápido y sólido que otros métodos como las clases en grupo o los programas de educación a distancia u online.
Además, las empresas especializadas como Educa-system, cuentan con profesores nativos y/o bilingües, que además de su conocimiento del idioma, cuentan con una experiencia contrastada en la enseñanza del Alemán, una metodología pedagógica certificada, y por tanto, las mayores garantías de calidad y resultados.
Wann
fangen wir an?