Cada año, al acercarse la Semana Santa, suenan las alarmas en el cerebro de muchos alumnos: ¡que se acaba el curso! Y es que pasado marzo, apenas quedará un trimestre para la finalización del curso escolar. Para los alumnos que hayan iniciado con buen pie el curso escolar y hayan mantenido cierta continuidad, sólo queda rematar un buen año para tomar unas merecidas vacaciones en junio. Sin embargo, para muchos, el futuro próximo no es tan halagüeño ya que, por una razón o por otra, los dos primeros trimestres han dejado algunos flecos sueltos en forma de suspenso y les toca hacer durante estos próximos 3 meses todo lo que no han hecho en los 6 anteriores…
Desde Educa-system siempre recomendamos utilizar las clases particulares como una herramienta de refuerzo continuado no sólo para aprobar sino para aprender a estudiar y aspirar a contar con las mejores cualificaciones siempre, durante todo el año. No obstante, y aunque no se haya contado con ese refuerzo durante los dos primeros trimestres, nuestros profesores particulares siempre tienen herramientas para ayudar a afrontar la recta final del curso con mejores posibilidades.
Es obvio que si no se han hecho “los deberes” durante el año, resolverlos de golpe al final será más difícil, pero no imposible. Además de solicitar los servicios de Educa-system y de sus profesores particulares, aquí van algunas recomendaciones que te serán útiles en la recta final del curso escolar:
  • Si tienes dudas en alguna asignatura, no esperes al suspenso para resolverlas: recopílalas y apúntalas en un documento separándolas por áreas y asignaturas (matemáticas, inglés, lengua, física, química, etc);
  • Repasa esas dudas con tus profesores, sean los de tu centro escolar, o tu profesor particular para clarificar, ante todo, las lagunas que tengas en dichas asignaturas (matemáticas, inglés, lengua, física, química, etc)
  • Para las asignaturas de áreas científicas, retoma ejercicios anteriores y trata de resolverlos después de haber aclarado las dudas; probablemente te surgirán nuevas dudas, que deberás aclarar también; repite esta dinámica con distintos ejercicios hasta que todo quede muy claro;
  • Para las asignaturas de áreas sociales, como Historia, Geografía o Literatura, no te limites a memorizar textos; algunas veces será inevitable, cuando se trate de recordar una fecha o un nombre, pero en otras muchas ocasiones es preferible entender el contexto y la relación causa efecto de movimientos, acontecimientos y sus consecuencias.
  • Por lo tanto, primero, realiza varias lecturas, una rápida, otra lenta y otra en la que puedas subrayar lo importante. Se selectivo, de poco sirve subrayarlo todo; es preferible destacar palabras sueltas o alguna frase significativa.
  • Una vez hecho esto, realiza esquemas que te ayuden a visualizar periodos, movimientos o conceptos de forma general; te ayudará a entenderlo y memorizarlo, además de ordenar tus ideas;
  • No esperes a la última semana para estudiar, dedícale tiempo a diario;
  • Empieza cada día con las asignaturas que menos te gusten y te resulten más costosas; tendrás más energía para ellas al inicio y no te costará tanto asumir otros temas que te resultan más asequibles después;
  • Busca un lugar silencioso y sin distracciones; evita poner música, navegar por internet, o hablar por teléfono mientras estudias. Es preferible dedicar 1 hora en exclusiva a un tema que dedicar 3 horas con constantes interrupciones. Si no existe un espacio con estas características en tu casa trata de acudir a alguna biblioteca pública o en tu centro educativo, suelen contar con espacios para el estudio;
  • Al final de la semana, realiza un organigrama de estudio para la siguiente semana, programando un horario para distribuir el estudio de las asignaturas durante todas las tardes; intenta fijar horas para cada una de ellas y prevé más frecuencia o duración para aquellas en las que tengas más dificultad;