El Parlamento Catalán ha aprobado la primera Ley de Educación de Cataluña (LEC). Esta nueva ley fija la enseñanza obligatoria desde los 3 años hasta los 16 con la creación del Servicio de Educación de Cataluña, donde aún sigue presente la discusión de los sindicatos de profesores y el Gobierno sobre la división entre escuela pública y concertada. El porcentaje de alumnos inmigrantes estará más repartido, según la Generalitat, en función de la situación demográfica de cada zona. El objetivo es que las escuelas concertadas asuman a más alumnos recién llegados. Asimismo, los centros de primaria y secundaria podrán tener su propio plan de autonomía y proyecto de centro para poder elegir docentes. El catalán será la lengua principal, aunque se garantiza también el castellano y el inglés.