El verano es sinónimo de vacaciones, relax y ocio. Pero contrariamente a lo que se suele pensar, no es un periodo en el que se deja de aprender o en el que la formación se tome una pausa. Como seres pensantes, no dejamos de asimilar información, cada segundo de nuestra vida y por añadidura, lo hacemos mejor cuando más relajados estamos. Por eso el verano se presenta como una ocasión sin igual para reforzar determinados conocimientos y/o ampliarlos.
En ese ejercicio de aprendizaje o refuerzo juegan un papel fundamental las muestras vivas de lo que se ha estudiado. ¿Qué mejor para un estudiante que contemplar «in situ» obras de los artistas que vió durante el año en sus libros de Arte e Historia? ¿Y para un estudiante de Arquitectura, puede haber algo más útil que contemplar edificios en vivo o muestras comparativas, sin prisa, asimilando la lección que nos ofrece cada detalle?
Por todo ello, un verano más, os recomendamos desde aquí, que estéis donde estéis, aprovechéis lo que tengáis más a mano para seguir aprendiendo, asimilando conocimientos que os serán útiles no sólo en vuestros estudios, sino también en vuestra vida profesional, además de enriqueceros personalmente. Así, si estáis o pasáis por Madrid estos días, no dejéis pasar la oportunidad de visitar la exposición retrospectiva de uno de los grandes artistas americanos del siglo XX, Edward Hopper, en el Museo Thyssen-Bornemisza. Del mismo modo, si tenéis ocasión, visitad la muestra que ofrece el Museo del Prado de la última etapa de Rafael, el genial pintor italiano del s.XVI. Ambas exposiciones brindan la oportunidad de ver en vivo, obras nunca traídas a España y de profundizar sin intermediarios en episodios fundamentales de la Historia del Arte Universal.
Del mismo modo, quienes pasen unos días en Barcelona durante las próximas semanas pueden aprovechar, para visitar una ciudad que, en sí misma es una muestra de arte en vivo, desde el barrio Gótic, hasta las multiples muestras de arquitectura de Gaudí: civil, con edificios por toda la ciudad; religiosa, con la Sagrada Familia; y popular, paseando por el parque Güell. Como ciudad artística y con una preponderancia tan importante de la Arquitectura, no podía por menos que albergar, como este verano, exposiciones sobre esta disciplina. Así ocurre con la muestra «Torres y rascacielos: de Babel a Dubai, en CaixaForum.
Finalmente, y puesto que Barcelona, por su enclave geográfico, permite esa versatilidad de mezcla entre urbe y mar, playa y montaña, la naturaleza está siempre presente en su día a día. Por eso no es de extrañar que ofrezca también exposiciones como «Aliens, la invasión de las especies exóticas«, que con seguridad agradecerán los estudiantes de Biología, pero también quienes se estén acercando a disciplinas relacionadas con la biodiversidad, la naturaleza, o nuevas áreas de estudio como la protección del medio-ambiente.
¿Hace falta añadir algo más? ¡Corre, aprovecha lo que tienes a tu alrededor y aprende cada día!