Esta semana ha aterrizado en Madrid (España) una de esas exposiciones de las que puede aprenderse mucho más de lo que parece. Se trata de «Emilio Ambasz. Invenciones: arquitectura y diseño«, una muestra que permanecerá en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid hasta el próximo 16 de enero. Este arquitecto argentino, cuya obra se explica en esta exposición, se mueve entre la ciencia y el arte, la técnica y la inspiración, lo que en sí mismo ya da pistas de todo lo que de él puede aprenderse al observar su obra.
Promiscuo en el aprendizaje de todo lo que rodea a la Arquitectura, fue pronto un alumno aventajado en esta disciplina pero lo que le ha hecho único es su capacidad para romper con estereotipos, creando su propio estilo y hasta auspiciando un nuevo movimiento, la llamada arquitectura verde. Incomprendido por algunos, aplaudido por otros, al exponerse ahora su obra, brinda la oportunidad a los más jóvenes de comprender que la virtud en áreas mixtas como la arquitectura está en combinar de forma innovadora la técnica y el diseño, el conocimiento y la creatividad.
Por supuesto, es necesario haber asimilado primero gran parte de los conocimientos y técnicas que acumula la Arquitectura desde sus orígenes hasta hoy. Quienes han pasado ya por las aulas de una Escuela de Arquitectura, saben la dificultad que entraña y de la necesidad de fajarse en el estudio de áreas científicas como las matemáticas, el dibujo técnico, la física o la geometría, entre otras.
Pero una vez dominada la técnica es necesario desarrollar la capacidad innovadora, para reinventar, crear y alcanzar la excelencia y diferenciarse del resto. Como muestra de su trabajo baste remitirse a su diseño para el Fukuoka Prefectural International Hall, en Japón; los parques públicos del puerto de Monte Carlo (Mónaco); o la casa de Retiro Espiritual, en Sevilla (España).
La obra de Ambasz puede gustar o no a quien la contemple, pero a nadie se le escapa que su dominio de la técnica y su espíritu innovador no deja indiferente a nadie. También de eso se puede aprender.