Las dificultades de los españoles para aprender idiomas no son algo nuevo, pero la noticia es que además en España se gasta mucho más dinero que en el resto del mundo para avanzar en este terreno. Así lo demuestra un estudio del Instituto de Empresa (IE), según el cual el gasto medio de un español para aprender idiomas a lo largo de su vida es de unos 1.500 euros, el doble del promedio mundial, situado en unos 750 euros.
El idioma más estudiado es el inglés para un 49% de los encuestados, seguido del alemán (18%) y el francés (14%) aunque está tomando importancia el aprendizaje de otros idiomas como el chino, cuya importancia en el mundo de los negocios crece cada día. Pero, si la inversión aquí es mayor que en otros países y el nivel no mejora ¿qué está fallando?
Según conclusiones del propio estudio el principal obstáculo para el aprendizaje de idiomas está siendo el tiempo, seguido de la falta de motivación, la vergüenza en practicarlo abiertamente y la dificultad de encontrar nativos con los que practicar. Todos estos datos no son desconocidos en Educa-System, donde llevamos años impartiendo clases de inglés, alemán, francés y otros idiomas como el chino.
Por ese motivo, siempre hemos reivindicado la importancia de las clases particulares y su metodología en el aprendizaje de idiomas. Por una parte, el one-to-one, un profesor, un alumno, conlleva un seguimiento muy cercano lo que a su vez permite que el profesor capte las dificultades concretas de cada uno y pueda corregirlas con más facilidad. Por otra, la continuidad y la regularidad en las clases particulares genera más confianza en el alumno, que va perdiendo el pudor a la hora de hablar y practicar el idioma.
Los progresos, sobre todo con clases de conversación, pueden verse al cabo de varias semanas y los buenos resultados son la mejor motivación para el alumno. De hecho, una vez adquirido cierto nivel es el propio alumno, al confiar en sus posibilidades y al ver claramente sus avances, quien toma las riendas del proceso de aprendizaje y lo acelera.
Finalmente, la ayuda de profesores particulares, en su mayoría, nativos es la clave definitiva para que la inversión necesaria, tanto en tiempo como en dinero, se reduzca sustancialmente, sin merma alguna para unos buenos resultados.