Hace unos meses, ya comentábamos que el Alemán se ha hecho fuerte como idioma, a tenor de la pujanza económica del principal país en el que se usa, obviamente, Alemania. Y ahora, una noticia “bomba”, relacionada con el deporte rey, vuelve a remarcar la importancia del Alemán como llave para el trabajo y el desempeño profesional: nada más y nada menos que el cotizadísimo y laureado ex entrenador del FC Barcelona, Pep Guardiola, tendrá que tomar clases particulares de alemán para adaptarse rápidamente al equipo que le acaba de fichar, el Bayern de Munich.
Y es que el tópico de los 60, humorísticamente retratado por Alfredo Landa, Pepe Sacristán y otros actores españoles en “Vente a Alemania, Pepe”, vuelve con fuerza, y no precisamente de mano de profesionales sin formación, sino de talentos en todas las profesiones y sectores, como puede observarse de nuevo ahora. La estrella del fútbol alemán, Karl-Heinz Rummenigge, actual presidente del Bayern de Munich, afirmó a la prensa que “Pep Guardiola está aprendiendo alemán”, al referirse al fichaje del año, ya que contará con uno de los mejores sueldos, como  entrenador, del mundo.
Encontrar trabajo hoy, y hacerlo en las mejores condiciones económicas depende no sólo de atesorar una formación específica y habilidades, sino de saber manejarse en distintos entornos, algo para lo que es necesario el dominio de idiomas. El ejemplo de Pep Guardiola es excepcional y poco trasladable al común de los mortales, pero de forma solapada nos permite palpar el valor de aprender idiomas como el Alemán para mejorar la competividad profesional y abrirse puertas en el mercado laboral.
Desde aquí, apostamos a que Pep Guardiola ya estará practicando el alemán con su nuevo profesor particular y pasará pronto de los primeros “güten tag” o “dänke shön” a estadios superiores de esa lengua, los que necesitará para entenderse en el día a día con los miembros de su nuevo equipo.
Zehn glückliche, Pep, auf Wiedersehen!