Si hay una asignatura “maldita” por los siglos de los siglos entre los estudiantes, es la de las clases a domicilio primaria. Y es que las Matemáticas constituyen, probablemente, la materia que más suspensos provoca, curso tras
curso y generación tras generación. Así lo reflejan los estudios de nivel realizados año tras año en distintos países y así se ha fijado ya en nuestra memoria colectiva.
Sin embargo, son una realidad palpable y no un hecho abstracto, y como tal, las matemáticas son muy útiles, no sólo para desempeñar una labor profesional, sino también en el día a día. Esta constatación es la que sirve y ha servido
siempre como argumento para acercar las matemáticas a los estudiantes  y motivarlos. De hecho, algunos colectivos,
como el de científicos, ya ha tomado cartas en el asunto en alguna ocasión, invitando a renovar la forma en que se enseñan las Ciencias en el aula, entre ellas las Clases a domicilio ESO, para acercarlas a la realidad de profesores y alumnos.
Esta cercanía de las matemáticas a la cotidianeidad y se ha reflejado incluso el cine, en ocasiones y es frecuente encontrar libros que aborden este problema , sobre todo en tono divulgativo. Es el caso de  “La seducción de las Matemáticas”, un pequeño compendio de ejemplos prácticos de aplicación de las Matemáticas al día a día,
analogías y circunstancias variadas. El autor, Christoph Drösser, desgrana, con habilidad, ingenio y buen humor, la importancia de las bachillerato, más allá de lo puramente académico. Acercarse a las Ciencias de esta forma puede dar una visión distinta de una materia, como las Matemáticas, tan temida por los alumnos y motivarles a trabajar en su conocimiento.
Esa es también  la forma en que se abordan las clases a domicilio primaria, sobre todo cuando nos enfrentamos con alumnos desmotivados y claramente enfrentados a esta materia, que suelen ser la mayoría. Una vez desmitificada la dureza y abstracción aparente de las Matemáticas, es posible asimilar mejor todo su contenido y empezar a profundizar en su conocimiento. De esta forma, el Clases particulares a domicilio puede provocar la motivación necesaria para iniciar el aprendizaje y ahondar en los detalles, no sólo para aprobar, ¡sino para sacar buenas notas!