Recién estrenado el año 2012 es momento para plantearse nuevos retos y mirar hacia adelante con optimismo. Para los estudiantes quedan 6 meses aún de actividad hasta el final de curso y aunque el primer trimestre no haya sido satisfactorio, aún queda tiempo para recuperar. De modo que anota nuestros 12 consejos para encarrilar el curso y acabarlo con buena nota:

  • No te distraigas en clase, es importante prestar atención a tus profesores, para retener mejor la información y sobre todo para entenderla correctamente. En la medida en que lo hagas así, te surgirán más dudas, y podrás resolverlas en clase. Si no lo haces, es probable que estas dudas surjan cuando ya no hay remedio, es decir, a pocos días de un examen ¡y en casa!
  • Aprovecha las tardes de lunes a jueves para realizar las tareas que te hayan encomendado en clase y para estudiar los conocimientos que has aprendido en clase durante la mañana; lee, subraya y realiza esquemas que te ayuden a sintetizar la información y ordenarla; todo ello te ayudará a comprender mejor la información y a plantearte preguntas que podrás formular a la mañana siguiente a tus profesores.
  • Utiliza la tarde del viernes para repasar todo lo visto durante la semana; puesto que estarás más cansado, es un buen momento para releer los apuntes y/o lecciones más importantes; de este modo podrás finalizar la semana con un broche de oro y descansar hasta el lunes.
  • Limita el tiempo de estudio cada día, para que la tarea se haga soportable. Es preferible invertir dos horas cada día, sin falta, que media hora un lunes y 3 horas un jueves, por ejemplo. La regularidad te ayudará a retener mejor los conocimientos y a reforzar tu seguridad en ti mismo.
  • Alterna materias y asignaturas cada día, para distribuir el esfuerzo. No es necesario repasar todas las asignaturas todos los días. Fíjate en la distribución de las asignaturas en el horario escolar para establecer qué asignaturas repasar cada día.
  • Fíjate un calendario aproximado de exámenes: desde principio de curso ya sabrás cómo se estructura el curso y puedes prever de un modo aproximado en qué semanas serán los exámenes y evaluaciones. Elabora un calendario para tener a la vista las semanas previas a exámenes, así sabrás para cuándo debes estar preparado para afrontar cada evaluación.
  • Observa tu evaluación en el primer trimestre y fíjate en las asignaturas en las que has obtenido peor valoración. Seguramente, son materias que no te gustan o para las que encuentras mayor dificultad. Presta especial atención a esas asignaturas y no las dejes para el final sino al revés, empieza a repasar y estudiar esas materias cada día y releva aquellas que te resultan más cómodas para el último lugar.
  • Apóyate en tus profesores para mejorar en las asignaturas en las que te encuentras menos cómodo. Te ayudarán a resolver dudas y a reforzar esas materias.
  • Acude a bibliotecas regularmente para completar y ampliar conocimientos. Las bibliotecas son el mayor centro de recursos educativos junto a los centros escolares. En ellas encontrarás información que complemente lo que has visto en clase. Además, al realizar búsquedas aprenderás a organizar y jerarquizar tu propio conocimiento, lo que te será muy útil a la hora de realizar esquemas o resúmenes, de presentar un trabajo o redactar un texto.
  • Presta especial atención si usas internet a la hora de buscar información para realizar trabajos o ampliar conocimientos. Cuando lo hagas trata de acudir a fuentes fiables como instituciones educativas, tecnológicas o científicas y editoriales reconocidas. Si no lo haces, correrás el riesgo de encontrar y utilizar información sesgada e incorrecta. No todo lo que se publica en internet tiene el mismo valor. Aprende a establecer criterios para diferenciar la información de calidad y contrastada, de la que no lo es.
  • No copies. A menudo, a la hora de resolver un trabajo, se tiende a buscar en internet trabajos similares que son publicados y compartidos. Es un error copiar estos trabajos ya que, por una parte, no cumplirás el objetivo, que es aprender y por otra, los profesores y centros educativos ya tienen medios para detectar si un trabajo ha sido copiado, plagiado o descargado.
  • No siempre se puede con todo, pide ayuda si a pesar de seguir estos consejos no consigues avanzar con una asignatura o materia. En la mayoría de las ocasiones, estas dificultades son solventables con el apoyo de un profesor particular que te ayudará a mejorar la comprensión de una materia, no sólo para aprobar la asignatura, sino también para subir nota. Además, los profesores particulares enseñan a aprender, es decir, a adquirir las habilidades necesarias para enfrentarse al estudio, organizarse y progresar.

¡Es un consejo de Educa-system!