Llega junio y como cada año la tan temida Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), popularmente conocida como Selectividad. Pero conviene no ponerse nerviosos; si has estudiado durante todo el año, esto será un simple trámite con el que demostrar todo lo que has aprendido y aprobar. Y si no lo has hecho, es probable que no tengas que enfrentarte aún a esta prueba, de modo que ¡prepárate ya para la próxima! En cualquier caso, de cara a estos exámenes de selectividad y dada su trascendencia, es importante seguir algunos consejos que te ayudarán a mejorar el resultado ya que de ello dependerá tu futuro más próximo y la carrera que puedas elegir.
Los últimos días antes de estos exámenes `procura seguir estas pautas:

  •  Antes de nada planifica el estudio, elaborando un calendario para fijar las horas que dedicarás cada día a repasar las asignaturas y en qué orden;
  • Al hacer ese calendario, ten en cuenta algunos descansos, de al menos 10 minutos cada 2 horas y no te sobrecargues ya que tu rendimiento bajará a lo largo de la jornada;
  • Sitúa las asignaturas difíciles por la mañana y al principio de la semana; deja las más fáciles para las tardes y el final de la semana; también el día a día desgasta y te será más fácil afrontar las materias duras cuando estás más descansado;
  • Procura que la jornada de estudio no se prolongue demasiado por la tarde y reserva varias horas antes de acostarte para relajarte o realizar alguna actividad física o deportiva; te ayudará a oxigenar el cerebro y a desestresarte;
  • Elabora esquemas, resúmenes o ejercicios si no lo has hecho ya con
    anterioridad; si ya lo has hecho repásalos e incluso crea algunos nuevos, te
    ayudarán a ordenar las ideas y segmentar el contenido;
  • Trata de asimilar los
    conocimientos, entiéndelos de verdad en lugar de obsesionarte con memorizarlos ya que
    comprendiendo lo que estudias ya habrás retenido gran parte de la
    información y la recordarás mucho más tiempo;
  • Estos días pon especial cuidado a tu alimentación y no la sobrecargues; tu cerebro necesitará
    energía pero también se bloqueará si tu cuerpo gasta demasiado en la digestión …
  • Cuando estés estudiando, busca un lugar tranquilo, sin ruidos ni aparatos electrónicos o personas que puedan distraer tu atención;
  • Ordena el lugar en el que vas a estudiar y procura tener la mesa  limpia y organizada para evitar distracciones y serenar la mente;

Y recuerda que en los estudios, la suerte acompaña siempre al que estudia.
¡Es un consejo de Educa-System!